Historia de la Facultad

La Facultad de Ciencias Médicas de la UNAN-Managua surge como escuela el año de 1980, cuando 60 estudiantes de cuarto y quinto año de medicina en la UNAN-León se trasladan a recibir la formación médica en los hospitales médicos quirúrgicos en Managua, lo cual permitió desconcentrar la cantidad de estudiantes de medicina que cada año se incrementaba, asimismo, ante la carencia de espacios hospitalarios en el único hospital San Vicente que existía para la formación médica en el país. Adicionalmente, la apertura de la facultad fue posible por la voluntad política de las autoridades universitarias para impulsar y hacer realidad este sueño dado el contexto de la Revolución Popular Sandinista que además contó con el apoyo del Ministerio de Salud a través del Viceministerio de Docencia y la Dirección Regional de Managua.

Los objetivos que perseguían la facultad incipiente era la formación de médicos de alta capacidad para brindar atención integral en base a las condiciones de salud del país, con énfasis a nivel comunitario y sensibilidad ante las vicisitudes de la población, que a su vez permitiera integrarse de manera coherente con el nuevo Sistema Nacional Único de Salud.

La apertura de la Facultad de Medicina en Managua, permitió reducir la brecha de recursos médicos en el país, ya que en esa época se estimaba la relación de 1 médico para 2,000 habitantes empeorando aún más esta situación por el hecho que el 50 % de los médicos se encontraban localizados en los núcleos urbanos de Managua y León, dejando sin cobertura a la mayoría del país.

Las condiciones de salud en esa época eran muy precarias, lo cual se refleja en la alta prevalencia de enfermedades infectocontagiosas y las propias de la infancia y materna como causas principales de una alta morbi - mortalidad. La desnutrición infantil era cerca del 85 %, el 75 % de la población urbana y el 95 % de la población rural no tenía disposición adecuadas de excretas, ni disponibilidad de agua potable, agravado todo ello por un analfabetismo mayor del 50 % de la población y una insuficiente atención primara en salud reflejada en una alta tasa de mortalidad infantil de 130 niños por 1000 nacidos vivos en un año, lo que contribuía con el 80 % de las muertes totales en el país, lo cual se producía en niños menores de cinco años.

El Dr. Joaquín Solís Piura, Decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNAN-León, y su vez, Vice ministro de Salud y compaginando ambas responsabilidades dio un apoyo decidido para la creación de la Facultad de Medicina en la UNAN-Managua, dejándole este legado al Dr. Fabio Salamanca Toruño, decano de la Facultad de Medicina de la UNAN-León que continuó brindando su colaboración para consolidar la nueva facultad en Managua. Por otra parte, en la escuela de medicina de Managua, se configuró una estructura organizativa nombrando en calidad de coordinadores del área clínica, que para el año de 1980 el primer director fue el Dr. Oscar Jirón, seguido por el Dr. Humberto López y Dr. Antoni o Jarquín. No obstante, la participación en sus cargos fue muy efímera. Con la llegada del Dr. Oscar Flores Mejía en el año de 1981 y con el desarrollo de su gestión permitió consolidar como toda una institución académica, llegando a ser el primer decano de la facultad en 1984 cuando se completa todos los años académicos de la carrera de medicina, llegando a tener un plan de desarrollo de la facultad, que incluía ajustes de la política de ingreso de estudiantes, de los alumnos ayudantes, aumento de los recursos médicos a la docencia, el perfeccionamiento del plan de estudios y establece las formas de relación y compromisos entre el MINSA y la Facultad de Medicina.

Durante este periodo de instalación de la escuela de Medicina, se fueron consolidando las coordinaciones de las disciplinas de las áreas clínicas, siendo entre ellos en Cirugía, doctor Agustín Cedeño; en Medicina Interna, doctor René Argeñal; en Psiquiatría, doctor Santiago Sequeira; en Dermatología, doctor Francisco Gómez Urcuyo (q.e.p.d.); en Gíneco-Obstetricia, doctor Álvaro Avilés Gallo (q.e.p.d.); en Pediatría, doctor Jaime Sobalvarro; en Oftalmología, doctor Leandro Chamorro; en Otorrinolaringología, doctor Eloy Izabá Rodríguez.

El currículo de la carrera estaba formado por disciplinas generales, básicas, básicas específicas y de profesionalización basado en programas de asignaturas, siendo su perfil ocupacional establecido en funciones de atención médica, administrativa, docente y de investigación. Sus niveles de profundidad del conocimiento estaban establecidos por objetivos de conocer, saber y saber hacer de cada una de las funciones establecidas.

En 1981 se produce la apertura del primer año de la carrera en Managua utilizando los espacios físicos del Recinto Universitario ´´Rubén Darío asumiendo la Lic. Nubia Herrera como coordinadora del semestre introductorio que posteriormente fue fortalecida con la llegada de profesores nacionales que en parte eran trabajadores del Ministerio de Salud y del Ministerio del Trabajo. Además, se contó con la cooperación externa hasta conformar el Departamento de Medicina Preventiva.

La solidaridad internacional fue también importante en el proceso de consolidación de la facultad contando con la experiencia académica y profesional del Dr. Fernando Mora, médico chileno, Dr. Oscar Feo, Pedro Luis Castellanos y Doris Acevedo médicos venezolanos; y el Dr. Juan Samaja, médico argentino. Se inicia además, la colaboración con diferentes universidades extranjeras con la llegada de la Lic. María Eugenia Casas de Colombia, Lic. Eyda Camacho de Costa Rica, y la Lic. Tirsis Quezada de la Republica Dominicana.

Para el año 1984 la Escuela de Medicina era una realidad como hija del proceso revolucionario y hermana menor de la Facultad de León quien asumiendo el reto y desafíos antes las vicisitudes imperantes en esa época nació como respuesta para atender la demanda de salud de la población desatendida en el país emergiendo con nuevos bríos y de enormes potencialidades del perfil del médico general para proyectarse hacia la comunidad e integrarse coherentemente al nuevo Sistema Único de Salud y a las tareas que demandaba el país. Por otro lado, en aras de mejorar la docencia en las áreas clínicas se construyeron proyectos de construcción de los módulos docentes en los diferentes hospitales con la ayuda de la OPS/OMS.

En esta época la Facultad de Medicina se involucró con el proceso revolucionario para una nueva sociedad que consideraba al ser humano en toda su integridad bio – psico- y social. Fruto de esta urgencia, surge el Estudio Trabajo que permitía a los estudiantes en formación participar activamente en el trabajo de todos los niveles de la red de salud, extrayendo situaciones de aprendizajes que promoviera la integración coherente del conjunto de las actividades curriculares de la carrera de medicina. Asimismo, se participaba en otras actividades que vinculaban la universidad con la sociedad en general denominadas las Practicas de Producción donde los estudiantes y docentes se involucraron en diversas movilizaciones de jornadas productivas en los cortes de café y en la defensa de la revolución integrándose en los batallones Sanitarios de Refuerzos y Reemplazo.

Otro hecho relevante en la formación médica fue la apertura de las especialidades médicas quirúrgicas debido a que el Ministerio de Salud y la Facultad de Medicina aprobaron los programas de Residencias Clínicas, inicialmente en las cuatro áreas básicas. Asimismo, merece también destacar la creación del Movimiento de Alumnos Ayudantes que surge en este contexto para paliar la escasez del personal docente, destacándose su distribución en los departamentos de Ciencias Morfológicas, Ciencias Fisiológicas y Medicina Preventiva, convirtiéndose así en una verdadera cantera de profesores para la facultad.

Cabe destacar que pese a las dificultades y limitaciones existentes durante los años 80, la facultad promovió el intercambio académico con universidades extranjeras; especialmente con las universidades norteamericanas, tales como la Universidad de Wisconsin para el intercambio y formación de docentes, otro de investigación con la Universidad de Tuff, y la de Laval-le Chull de Canadá. Además de este intercambio académico permitió a la vez la realización de encuentros de investigación y espacios de intercambio cientifico surgiendo lo que se conoció en esa época el Coloquio Medico Nicaragüense – Norteamericano, ya la facultad venía desarrollando experiencias propias con la realización de las Jornadas Universitarios de Desarrollo Científicos (JUDC).

Asimismo, como parte de la cooperación externa un grupo de docentes de la facultad fueron formados en diversos países entre ellos Cuba, la URSS y otros países europeos. Asimismo, la facultad se incorporó a diversos organismos académicos profesionales entre ellos el CSUCA, ACAFEM y FEPAFEM, en este contexto se llevó a cabo el Congreso de la Unión de Escuelas de Medicina de América Latina (UDUAL).

Hoy en día la Facultad de Ciencias Médicas es la más importante del país con proyección académica y científica a nivel nacional e internacional, oferta tres carreras de grado, Medicina, Odontología y Optometría Médica, contando con 2,105 estudiantes de grado. Adicionalmente, oferta con el Ministerio de Salud, 23 especialidades médicas quirúrgicas con 904 estudiantes de posgrados.

Destacados

Laboratorio Clinico

Lugar donde un equipo multidisciplinario formado por el médico patólogo clínico o analista clínico.

Mestria en Docencia

Conoce toda la información y datos de interés que necesitas saber sobre este estudio en Universidad Nacional Autónoma.

Toxicologia

Se ocupa del estudio y los efectos de los productos tóxicos o venenosos sobre el organismo.

Mestria en Docencia

Conoce toda la información y datos de interés que necesitas saber sobre este estudio en Universidad Nacional Autónoma.

Laboratorio Clinico

Lugar donde un equipo multidisciplinario formado por el médico patólogo clínico o analista clínico.

Mestria en Docencia

Conoce toda la información y datos de interés que necesitas saber sobre este estudio en Universidad Nacional Autónoma.